>
   
     
lipoescultura ultrasonica


Solicitá una consulta sin cargo con un cirgujano plástico para tu lipoescultura:

Nombre:
E-mail:
Teléfono:
País:
Ciudad:
Consulta:

 

 


Lipoescultura Ultrasónica


Hoy en día la lipoescultura o liposucción ultrasónica (también conocida como lipoaspiración) es una de las técnicas que más se utilizan para moldear el contorno del cuerpo a partir de la extracción de tejido graso localizado.

La lipoescultura es el resultado estético logrado de la aplicación del procedimiento de la liposucción, y es ultrasónica porque a partir de este método se licua primero la grasa que luego será removida. Para lograr esto debe insertarse una sonda en el cuerpo a través de pequeñas incisiones de no más de 3 o 4 milímetros. Esta sonda licua las células a través de la emisión de sondas de alta frecuencia, para que luego sean retiradas.
Esta técnica empleada en capas superficiales de grasa logra mejorar notablemente los efectos producidos por la celulitis, por un efecto regenerador del colágeno de la dermis.
Además produce una mejor retracción de la piel, especialmente en las zonas de gran flacidez, como la cara interna de los muslos, brazos y abdomen de mujeres mayores
También logra con mayor facilidad la aspiración en zonas fibrosas como la espalda y zonas de reoperaciones, y tiene la ventaja de producir menos pérdida de sangre en el paciente y menos hematomas, ya que no lesiona los vasos.

Para realizar la lipoescultura ultrasónica primero se debe introducir al paciente anestesia local tumescente, aplicando una inyección bajo la piel de un compuesto de lidocaína con epinefrina y adrenalina diluido en solución fisiológica. Lo que hace este tejido es humedecer el tejido graso y producir una prolongada anestesia y analgesia postoperatoria.

También logra un fuerte efecto vasoconstrictor que evita el sangrado y permite extraer la grasa que se licua casi sin perder sangre.

Cabe destacar que aunque esta técnica quirúrgica tenga gran difusión y eficacia comprobada, no debe ser considerada una práctica menor y deberán tomarse todos los resguardos necesarios, desde la elección de los profesionales hasta el posterior seguimiento de los resultados, de manera estricta y responsable como en cualquier cirugía.
La lipoescultura debe realizarse en un quirófano, como todas las cirugías, y deben preservarse los mismos recaudos y medidas de seguridad.
Esta cirugía sólo la pueden recibir pacientes con salud física, estabilidad psicológica, y expectativas razonables de los resultados a obtener.
No es un método mágico para bajar de peso, sino una técnica que remodela la figura para obtener equilibrio y armonía.
Los cambios producidos por la liposucción ultrasónica no son para siempre, deben ser acompañados por esfuerzos del paciente con respecto a sus dietas y ejercicios para mantenerse en el tiempo.

A pesar de que la lipoescultura ultrasónica es una de las cirugías que más se practican actualmente en el mundo, es necesario saber que en ciertos casos pueden surgir complicaciones.
Pueden brotar reacciones alérgicas a los medicamentos como antibióticos, analgésicos y anestesias.
Pueden producirse hematomas de tamaños variables de acuerdo a la zona tratada, para los cuales deberán realizarse técnicas de mesoterapia o drenaje linfático.
También pueden producirse quemaduras que se producen por la fricción de las cánulas en las incisiones de la piel y que pueden dejar cambios en la pigmentación de las cicatrices, que desaparecen luego de 2 o 3 meses de aplicarse cremas especiales.
Otra cosa que puede suceder en cualquier cirugía es el tromboembolismo, aunque su frecuencia disminuye con la deambulación precoz, la prevención y el uso de medias elásticas.