]
   
     


Solicitá una consulta sin cargo con un cirgujano plástico para tu lipoescultura:

Nombre:
E-mail:
Teléfono:
País:
Ciudad:
Consulta:

 




Liposucción


Las técnicas de extracción de tejido graso acumulado en el cuerpo o liposucción constituyen uno de los mayores avances de la medicina estética del siglo XX. Antes, la única manera de extraer la grasa sobrante era extirpando directamente los cúmulos adiposos, dejando grandes cicatrices, y constituyendo mayores riesgos quirúrgicos.

Además de estos tratamientos, existe diversos tipos de liposucción que sólo pueden ser realizados bajo la recomendación de profesionales capacitados que atiendan a las necesidades así como a las posibilidades de cada paciente, ya que la adecuada información puede evitar resultados indeseados.

Siempre deben realizarse previos estudios para conocer el estado general del paciente y luego determinar el procedimiento adecuado para cada uno.

Los métodos más utilizados son:
Liposucción tumescente (por inyección de líquido): Es el tipo de tratamiento más común. Consiste en la aplicación de una gran cantidad de una mezcla de anestésicos locales y epinerina (que sirve para reducir el sangrado y los hematomas) en las áreas a extirpar. Este procedimiento suele tomar más tiempo que los demás.

Liposucción con técnica húmeda: Es un procedimiento similar al anterior pero en la que se inyecta menor cantidad de líquido. Esta técnica es más rápida pero suele requerir que se aplique al paciente una anestesia general.
Liposucción asistida por ultrasonido: Esta técnica comenzó a realizarse en Estados Unidos en 1996, y consiste en la licuación de las células adiposas a partir de vibraciones ultrasónicas. El material graso pasa a un estado semilíquido y entonces se aspira a través de unas cánulas especiales.
Este procedimiento es muy recomendado cuando se intenta extraer grasa de áreas fibrosas o densas del cuerpo, como la espalda o tejido mamario en los hombres.
Algunas desventajas que tiene son la posibilidad de ocasionarse necrosis cutánea o quemaduras.
Liposucción asistida por motor eléctrico: En este procedimiento se utiliza un motor eléctrico que realiza sobre la cánula un movimiento de vaivén mediante el cual se extirpa el tejido adiposo. Suele ser poco utilizado por la dificultad de su esterilización y por su fragilidad
Liposucción por aire comprimido o medicinal: Esta es la técnica más nueva que se realiza en este procedimiento quirúrgico. Prácticamente no conlleva riesgos para el paciente, es de uso sencillo y no requiere mantenimiento. Además, la recuperación para el paciente suele ser más rápida que con otros sistemas.
El proceso consta de un motor neumático que brinda a la cánula vaivén, vibración y rotación, facilitando el proceso de aspiración de la grasa emulsionada.

La liposucción ha ganado gran cantidad de seguidores en todo el mundo, ya que permite solucionar en poco tiempo problemas estéticos relacionados con la fijación de material adiposo en partes del cuerpo poco convenientes.

Sin embargo, aunque parezca simple, no hay que olvidar que se trata de una intervención quirúrgica, con todos los beneficios, riesgos y efectos que ello implica.